Visto: 353

Ley CLOUD, un paso más para eliminar la privacidad de los usuarios en internet

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La norma atenta contra la privacidad de los usuarios de la web a nivel internacional.

 

El pasado viernes 23 de marzo se aprobó la Ley CLOUD en Estados Unidos, como un anexo de último momento a su proyecto de ley de gastos federales. Sin embargo, las consecuencias de dicho estatuto podrían afectar la privacidad no solo de los ciudadanos estadounidenses, sino la de todos aquellos que usamos algún servicio tecnológico con sede en este país norteamericano. 

La Ley CLOUD, o Ley del Uso de Información en el Extranjero para Clarificar la Legalidad, por sus siglas en español, es una norma que le brindará al gobierno estadounidense un mayor poder para acceder a la información digital de sus ciudadanos, sin importar en qué parte del mundo se encuentre hospedada, con la finalidad de ejercer acciones legales contra ellos, al mismo tiempo de permitir que gobiernos extranjeros puedan pedir datos específicos a compañías estadounidenses, como Google o Facebook, para obtener información personal de sus habitantes. Es decir que, gracias a esta ley, cualquier gobierno del mundo, cuyos ciudadanos utilicen algún servicio tecnológico con sede en Estados Unidos, puede requerir información personal a estas compañías en caso de que así lo crea necesario. 

La aprobación de la ley ocurrió pese a la oposición de distintas asociaciones defensoras de la privacidad, como la Electronic Frontier Foundation (EFF), así como de algunas figuras políticas estadounidenses, como el Senador de la República Rand Paul, quien días antes emitió un mensaje en Twitter donde afirmó que el Congreso debía rechazar dicha iniciativa, dado que su ejercicio no protegía los derechos humanos ni la privacidad de sus ciudadanos. Sin embargo, en otro mensaje, él mismo afirmó que aquello sería imposible, dado que el Congreso no podría votar para rechazarla, pues la Ley CLOUD se habría atascado en la ley de gastos generales, sin ninguna acción legislativa previa ni examen. Este hecho también fue acusado por parte de diferentes organizaciones, quienes dieron a conocer que su adición tardía no permitió su debido análisis, definiéndola incluso como una puerta trasera a la Cuarta Enmienda. 

Quizá lo más preocupante del caso fue la postura que mostraron en días previos las empresas de tecnología relacionadas a este tema, como Apple, Facebook, Google y Microsoft, quienes escribieron una carta de manera conjunta a favor de su aprobación, destacando la importancia que ésta tendría en la protección de los datos personales de sus clientes, algo totalmente contrario al sentir general de los usuarios, quienes han mostrado un rechazo rotundo en redes sociales y medios de comunicación.