Visto: 248

Ninguna industria está exenta de ser víctima de la quinta generación de ciberataques

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Así lo demostró el Informe de Seguridad 2018 de Check Point, donde se evidenciaron las debilidades de las principales industrias a nivel internacional.

Check Point publicó recientemente su Informe de Seguridad 2018, donde compartió un análisis de la situación de las industrias más importantes a nivel global, evidenciando que, si bien es cierto que ha habido un gran avance en temas de seguridad, aún queda mucho trabajo por hacer, ya que los cibercriminales se mantienen en una constante actualización y capacitación, que solo puede ser enfrentada con sistemas de seguridad inteligentes de última generación. 

De acuerdo con el reporte de Check Point, las industrias más importantes, y al mismo tiempo más vulnerables a ataques cibernéticos a gran escala, son la financiera, retail, cuidados de la salud, manufacturera, y la correspondiente a la seguridad nacional. En lo que respecta a la encargada de las finanzas, el informe deja en claro que, pese a que el robo de dinero pareciera ser el objetivo obvio, los hackers también han fijado sus esfuerzos en sacar provecho de las vulnerabilidades de la red SWIFT, la propagación de malware de banca de consumo y el robo de información.

Ante este panorama, el informe recomienda que las instituciones bancarias implementen protecciones de vanguardia, capaces de estar un paso adelante de los perpetradores, además de contar con medidas sofisticadas que bloqueen amenazas de ransomware conocidas y desconocidas. Sin embargo, la industria financiera no es la única que está en el ojo del huracán.     

En lo que respecta al retail, un tercio de las empresas encuestadas afirmó haber sido víctima de un ciberataque, un hecho contrastante con otra estadística del mismo documento, donde un 20% de los compradores afirmó que no volverían a confiar en un retailer que haya vivido un ataque de este tipo. En este sentido, el caso de la industria manufacturera luce más desalentador, ya que el 82% de las empresas investigadas admitió haber experimentado al menos un ataque por phishing en el último año.

Sin embargo, quizá el tema más delicado radica en la industria de cuidado para la salud, donde los criminales ponen su objetivo en el robo de información personal, sin importar las consecuencias humanas, como lo ocurrido con el ransomware WannaCry en mayo del año pasado, cuando se vieron afectadas las computadoras de los hospitales del Sistema Nacional de Salud del Reino Unido, incluidos los escáneres de MRI y las instalaciones de pruebas de laboratorio. En este sentido, el reporte recomienda la implementación de sistemas que eviten el ingreso de los hackers, con soluciones que integren Firewall IPS, control de aplicaciones, anti-bot, y capacidades antispam, así como tecnologías de emulación y extracción de amenazas. De esta forma, los hospitales podrían bloquear el malware diseñado para eludir las tecnologías de sandboxing regulares, manteniendo así su seguridad contra situaciones avanzadas como WannaCry.

 

A manera de conclusión, el informe advierte sobre la importancia de considerar a la seguridad cibernética como un tema de importancia internacional, ya que la quinta generación de ciberataques se caracteriza por contar con acciones a gran escala y de rápido movimiento, donde ninguna industria se encuentra a salvo, ni siquiera la seguridad nacional, ya que tan sólo en Estados Unidos el 32% de las oficinas de gobierno sufrieron algún tipo de vulnerabilidad en sus bases de datos, dejando en claro que nadie está exento de este tipo de peligros, por lo que es urgente que todas las compañías y organizaciones cuenten con una estrategia de prevención respaldada por sistemas de