Visto: 306

La inteligencia artificial ya es una realidad en el mundo de los negocios

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

México es uno de los países líderes en la aplicación de IA a nivel mundial

En el mundo de los negocios, la inteligencia artificial es un concepto que parece lejano, pero en realidad se ha convertido en algo tan cotidiano que ni siquiera nos hemos dado cuenta que ya está ahí. De hecho, de acuerdo al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, México ocupa uno de los primeros lugares en IA a nivel mundial, pero, ¿hacia dónde va su aplicación en los negocios? A continuación, te contamos todo al respecto. 

La inteligencia artificial, en el campo científico, se refiere a los programas y mecanismos que pueden obtener comportamientos considerados como inteligentes. Es decir, que su principal meta es que estos logren resolver problemas con un “pensamiento similar al de las personas”. Es importante mencionar que el objetivo de la inteligencia artificial no es el de sustituir el trabajo humano, sino el de complementarlo para mejorar los procesos ya existentes.

En este sentido, uno de los ejemplos más comunes lo podemos encontrar en las áreas de atención al cliente, donde muchos de nosotros ya hemos interactuado con algún tipo de inteligencia artificial, como los chatbox, los sistemas de reconocimiento de voz, o los agentes virtuales, los cuales sirven para atender a los clientes online o vía telefónica, respondiendo a sus peticiones y canalizándolos al área correspondiente. Otro ejemplo de esta adopción temprana de la IA en los negocios es la utilización de asistentes personales para la organización de agendas y administración de actividades.

Sin embargo, la seguridad informática es una de las áreas que cuenta con mayor potencial en lo que a IA se refiere. Así lo dio a conocer una encuesta realizada por los Servicios de Consultoría Tata, donde se informó que el 44%, de 835 compañías consultadas, usa la IA para detectar e impedir intrusiones en sus sistemas, sobre todo con la utilización de herramientas de ciberseguridad de última generación, los cuales utilizan tecnologías basadas en machine learning, permitiéndoles predecir posibles ataques de malware a partir del análisis de datos y comportamientos de los ciberdelincuentes, evitando así el robo masivo de información.  

Es decir, que la IA se ha convertido poco a poco en un recurso perfecto para la optimización de procesos en los negocios, mejorando así la capacidad de los empleados, al mismo tiempo de ser un aliado al momento de proteger los datos informáticos de una compañía, permitiéndoles estar incluso un paso adelante de las actividades delictivas de los humanos. Pero aún hay mucho campo por recorrer, sobre todo con el avance del Internet de las cosas (IoT), el cual hará que no sólo los procesos, sino también las herramientas de trabajo, estén conectadas a la web, transfiriendo cantidades exorbitantes de información por minuto, lo que terminará por convertirse en el mayor reto de la IA en los próximos años.

Como podemos ver, el uso de la IA en los negocios ya es una realidad, y tiene un futuro sumamente prometedor, pero su incursión también nos invita a una necesaria reflexión, dado que su penetración en los procesos de una compañía deberá venir acompañada de un alto nivel de concientización de parte de los directivos, ya que como lo mencionamos en un inicio, la inteligencia artificial sólo debe ser el complemento de las actividades humanas, y no una solución fáctica que termine por suplantar el trabajo de las personas.