Visto: 132

Ciberataque a la aseguradora AXA se suma a la ola de infiltraciones cibernéticas ocurridas a lo largo del 2018

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El ataque del pasado 22 de octubre elevó a rojo el nivel de alerta de parte del Banco de México.

2018 ha sido un año crucial en temas de ciberseguridad, sobre todo en lo que se refiere al sector financiero mexicano, el cual ha recibido diversos ataques a nivel masivo como el ocurrido en enero, cuando se detectó una intrusión a Bancomext liderado por un grupo de hackers relacionado con Kim Jong-Un; hasta lo ocurrido en abril y mayo, cuando el SPEI sufrió una irrupción que dejó pérdidas cercanas a los 300 millones de pesos para algunos bancos, casas de bolsa y cooperativas de ahorro. Y esto parece no detenerse, ya que recientemente la aseguradora AXA se vio involucrada en una situación similar. 

Todo inició el pasado 22 de octubre, cuando se detectaron algunos elementos en el monitoreo del funcionamiento del sistema financiero, los cuales determinaron la existencia de un ataque cibernético hacia la aseguradora AXA en el SPEI, lo que provocó que las autoridades financieras, como el Banco de México, solicitaran el incremento de los niveles de alerta, llegando a rojo, así como los esquemas de vigilancia a los participantes de los sistemas de pagos. 

Por su parte, la aseguradora afirmó a través de un comunicado que desde el primer momento detectaron la incidencia en el SPEI, por lo que procedieron a notificar el suceso al Banco de México para implementar diversas acciones que robustecieran y garantizaran sus procesos de seguridad. Asimismo, AXA aseguró que los recursos y datos de sus clientes no habrían sufrido ninguna afectación durante el hecho. 

Al respecto, diversos expertos y líderes de firmas de ciberseguridad han opinado que, aunque la ola de ataques ha dejado en claro que no reconoce industrias, sectores o fronteras, pareciera ser que ninguna empresa ni sistema es 100% seguro, sobre todo porque solo 25% de las compañías en México cuentan con plataformas de prevención de fraudes basadas en inteligencia artificial, mismas que se consideran las más robustas para enfrentar este tipo de circunstancias. 

A manera de conclusión, podemos decir que estos sucesos siguen siendo una muestra de que los cibercriminales parecen estar un paso adelante de los sistemas de protección tradicionales, por lo que es necesario que las compañías, tanto privadas como públicas, opten por elegir opciones de ciberseguridad de última generación, ya que esta es la única forma de mantenerse preparados para las emergencias que puedan ocurrir en el futuro.