Visto: 1218

Nueva Orleans se declara en estado de emergencia tras ciberataque

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nueva Orleans fue recientemente el objetivo de un ataque de ransomware a gran escala.

Esta situación llevó a entidades gubernamentales a apagar computadoras y servidores y permanecer en ‘la obscuridad’ por varias horas en lo que se contenía la intrusión.

La actividad sospechosa comenzó el pasado viernes 13 de diciembre a primeras horas del día con algunos intentos de phishing y bloqueos de ciertas computadoras a través de ransomware. Una vez que el departamento de TI de la ciudad detectó que se trataba de un ataque generalizado, tomó la decisión de desconectar y apagar un gran número de sus sistemas computacionales.

Apenas en noviembre, las oficinas estatales de Luisiana fueron atacadas por ransomware, por lo que los oficiales tuvieron que dar de baja decenas de sitios gubernamentales y servicios en línea dependientes de sus servidores. Pensacola y Jackson County se suman a la lista de ciudades atacadas en las últimas semanas, y aunque en el caso de Nueva Orleans no se ha dado a conocer información sobre el ‘rescate’ solicitado por los criminales, en los casos antes mencionados (como es costumbre) de inmediato se enviaron instrucciones para
realizar el pago necesario para la liberación de archivos encriptados y computadoras secuestradas.

Afortunadamente, debido a la situación de emergencia extrema a la que sucumbió la ciudad durante el paso del huracán Katrina, el gobierno de Nueva Orleans tiene numerosos planes de contingencia, muchos de ellos diseñados para seguir operando sin internet ni comunicaciones en línea.

La ciudad de Luisiana se une a una larga lista de entidades federativas, compañías y oficinas de gobierno en ser atacadas por ransomware en los últimos meses. Este incremento en el cibercrimen, especialmente en el caso de gobiernos, se debe en gran medida a la falta de recursos y preparación con las que cuentan estas entidades. Las amenazas evolucionan constantemente, pero depende de estos organismos mantenerse actualizados, siempre protegidos y listos para afrontar cualquier tipo de ciberataque.