Visto: 103

En la actualidad el Internet de las Cosas se aplica particularmente en sectores industriales, de salud, agrícolas y Ciudades Inteligentes

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Internet de las Cosas (IoT) comienza a hacer dinastía, es decir, a arraigarse ahí donde sus beneficios son evidentes.

Esta tecnología no deja de avanzar, de perfeccionarse y de ser empleada cada vez más en sectores empresariales, hogares, ciudades e individuos de todo el mundo. Existen, sin embargo, algunos sectores donde IoT ha tenido particular recepción y desarrollo, mostrando su utilidad y ventajas; veamos los principales.

 

IoT en la industria

El mantenimiento preventivo es una de los campos industriales donde el Internet de las Cosas más se aplica; tradicionalmente, el mantenimiento de maquinaria y equipamiento industrial se realiza a partir de inspecciones periódicas y segmentadas, lo que puede provocar fallas y descomposturas imprevistas; el uso de sensores de IoT conectados a máquinas y equipo permite, en tiempo real, monitorear las condiciones generales de su funcionamiento: temperatura, niveles de combustibles y lubricantes, compresión, calidad de las piezas, etc., enviando datos a un centro de control que los procesa y con la ayuda de Machine Learning alerta posibles irregularidades, anticipándose a ellas.

Otra función altamente beneficiosa de IoT en la industria es el sector de los almacenes inteligentes, que a través de sensores registran en tiempo real el estado de los productos almacenados en bodegas, asegurando la preservación de su calidad; con ayuda de la robótica, un almacén inteligente puede funcionar de manera eficiente y automatizada, ahorrando costos y aumentando la productividad.

 

IoT en agricultura

Esta tecnología está revolucionando el sector agrícola por medio de sensores que miden en tiempo real las condiciones de los cultivos, antes y después de ser sembrados, reconociendo la calidad del suelo, su humedad, bioquímica, contenido de nutrientes, así como las condiciones atmosféricas del plantío; estos datos permiten elaborar una estrategia de cultivo integral que prevé situaciones irregulares e indica cómo efectuar el riego de agua y qué tipo de fertilizantes utilizar.  

 

IoT en medicina

Por medio de wearables –un emblemático dispositivo de la dinastía IoT– y otros gadgets, es posible conectar el estado de salud de una persona enferma o no con médicos, centros de salud o parientes, quienes pueden detectar en tiempo real las irregularidades y actuar en consecuencia o prever un síntoma que se avizora en el futuro gracias a los datos recabados de la presión arterial del paciente, nivel de glucosa, temperatura, entre otros.

 

IoT en Ciudades Inteligentes

Una de las prioridades de muchas ciudades del mundo es volverse inteligentes y conectarse entre sí; la base de ello es la tecnología IoT que busca optimizar el funcionamiento complejo de una urbe, dinamizarlo, volverlo más seguro e intentar resolver problemas como la vialidad, el transporte y la contaminación, que no fueron previstos a tiempo.

Existe todo un abanico de aplicaciones de IoT para el sector urbano; uno de ellos son los semáforos inteligentes que operan a partir del registro de datos reales del tránsito vehicular (en lugar de patrones estandarizados), que ya funcionan en Alemania, Estados Unidos, Canadá, Austria y otros países; otro es el uso del teléfono celular para detectar un lugar donde estacionar un vehículo; de igual modo, es posible rastrear en tiempo real, con GPS, cualquier tipo de vehículos –personales, empresariales, de servicios públicos–, así como el empleo de navegadores digitales que señalan las rutas más viables y fluidas.

En una Ciudad Inteligente IoT funciona también impulsando el suministro regulado de energía eléctrica y agua, la recolección inteligente de basura, la seguridad, el flujo de información de todo tipo y los edificios inteligentes.

 

IoT en el hogar

IoT posee un amplio menú destinado a conectar numerosos dispositivos en el sector del hogar; desde un refrigerador que avisa que un alimento está a punto de acabarse y que llama de manera automática a una tienda para que lo repongan, hasta una regadera que se mueve al compás del cuerpo de la persona que se ducha, pasando por termostatos automatizados que enfrían o calientan la casa.

Para la seguridad de la casa, IoT utiliza cámaras y sensores para detectar presencias indeseables y alertar el hecho, así como control de puertas y cerraduras desde un dispositivo a distancia; en cuanto al uso de energía eléctrica, esta puede regularse con sensores para disminuir costos.

No obstante, hay que decir que el uso de Internet de las Cosas se ha dado más en el sector empresarial y urbano que en los hogares, quizá porque no toda la oferta de IoT para el hogar soluciona necesidades reales tal y como sucede en las empresas; el futuro tiene la última palabra sobre la aplicación y el consumo de IoT en el hogar.