Visto: 542

Consejos para construir una cultura de cambio en la empresa

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cuando una empresa planea adoptar nuevas tecnologías, resulta clave gestionar el cambio para que el proceso sea resiliente y se adapte de la manera más práctica posible.

La cultura empresarial es la personalidad de una compañía. Determina la manera en que los trabajadores se comunican entre sí, con los clientes y proveedores.

Aunque no se planifique, la cultura se va manifestando a través de las relaciones laborales que se dan en un grupo que permanece en contacto ocho horas al día, cinco días a la semana. 

Esto se presenta independientemente del equipo directivo que esté al frente. Pero siempre será mejor tratar de tener influencia en ella para guiar el rumbo de la empresa. Es posible construir una cultura abierta al cambio si se aborda desde la misión y los valores de la compañía.

La transformación digital de una organización nace en la capacidad de cambiar la manera de pensar de la gente, tanto de los directivos como de los empleados. La clave está en enfocarse en la innovación, en las ganas de experimentar para resolver los problemas frecuentes que se presentan y en la mejora continua.

Si existe una conciencia de que la transformación digital permitirá mejorar la experiencia del cliente y contribuirá al crecimiento del negocio, quién puede declararse en contra.

Aquí es importante señalar que la transformación digital no significa integrar nuevas tecnologías per se, porque están de moda o porque todo mundo habla de ellas.

Tal transformación y adopción debe alinearse a objetivos como mejorar la experiencia de los clientes, es necesario entender qué tecnologías, infraestructura, procesos o software pueden contribuir al logro de las metas que se hayan trazado previamente.

Lo que hay que tener en mente es a dónde se quiere llegar. Y otro aspecto fundamental a considerar es que la tecnología está disponible para todos, de manera que los competidores pueden adoptarla también. No se trata de igualar a la competencia, sino de innovar para hacerlo mejor que los demás y así conquistar nuevos clientes o mantener la lealtad de los existentes.

 

El cambio no tiene fórmulas

Aunque no hay una receta mágica para hacer cambios culturales en las organizaciones, Boston Consulting Group recomienda algunas acciones que pueden favorecer el cambio en las empresas alrededor de la adopción de nuevas tecnologías:

1.- Promover la creación de nuevas soluciones.

2.- Delegar más, controlar menos.

3.- Incentivar la toma de riesgos y cuando se presenten fallas, aprender rápidamente de estas para mejorar.

4.- Promover la colaboración del equipo sobre los esfuerzos individuales.

Adicionalmente, en el e-book Creating a culture of digital transformation se enlistan algunos desafíos que conlleva la transformación digital. Habría que reflexionar al respecto:

1.- Colaborar, no competir para que la gente entienda el potencial colaborativo que aportan las nuevas tecnologías.

2.- Reconocer el miedo al cambio y usarlo a favor. En estas situaciones siempre habrá dos tipos de personas, las que le temen al cambio porque no se sienten preparadas y las que lo abrazan y prosperan.

3.- Mostrar el valor que aportarán las nuevas tecnologías.

4.- Aligerar el cambio, destacando la transición hacia una cultura flexible, donde se requiere mejora continua e innovación.

 

Un plus al cambio cultural en la empresa

Si estamos hablando de la introducción de nuevas tecnologías, resulta vital brindar capacitación en torno a ellas para su máximo aprovechamiento. Por otra parte, un incentivo al cambio cultural sería reconocer los logros del equipo conforme a las metas trazadas.

La cultura es el patrimonio de un grupo. En una empresa, representa su personalidad y la manera en que es percibida en el mercado. De ahí la importancia de gestionar los cambios culturales para fortalecer el posicionamiento de las compañías.


Fuente de información: https://www.telcel.com/empresas/tendencias/notas/construir-cultura-cambio-empresa